¿Cuándo se puede reclamar una pensión compensatoria?

La pensión compensatoria es aquélla que recibe el cónyuge, por parte del otro ex cónyuge, al que la separación o el divorcio le haya producido una situación de desequilibrio económico en relación con la posición del otro, es decir, que económicamente su situación ha empeorado respecto a la que tenía durante el matrimonio. Esta pensión puede ser temporal o por tiempo indefinido y normalmente se regirá por lo que pacten las partes en el convenio regulador, o en defecto de acuerdo, será el juez quién en base a una serie de criterios determine si debe o no imponerse, y en su caso, si debe ser abonada por un tiempo determinado o indefinido.

Si hace unos años cuando se fijaba judicialmente una pensión compensatoria no se limitaba su duración en el tiempo, la tendencia actual es limitar la percepción de dicha pensión por un período determinado tras el cual se considera que se habrá superado el desequilibrio económico inicial que la originó.

La reclamación de la pensión compensatoria ha de hacerse en el mismo procedimiento de separación o divorcio o en su defecto precluye.

Cuando se va a efectuar una reclamación de la pensión compensatoria hay que advertir que dicha reclamación debe hacerse obligatoriamente en el proceso de separación matrimonial o divorcio, pues es en ese momento, y no en otro posterior, cuando se debe hacer valer por el peticionario el desequilibrio económico.

No cabe , por tanto, solicitar la reclamación de la pensión compensatoria en un posterior procedimiento de modificación de medidas provisionales.

La reclamación de la pensión compensatoria habrá de hacer valer en el mismo procedimiento de separación o divorcio. La pensión compensatoria es una medida definitiva, sometida a la autonomía privada y de naturaleza dispositiva, por lo que si no se solicita se produce el decaimiento definitivo del derecho.

La pensión compensatoria pretende evitar que el perjuicio que puede producir la convivencia recaiga exclusivamente sobre uno de los cónyuges y para ello habrá que tenerse en consideración lo que ha ocurrido durante la vida matrimonial e incluso, su situación anterior al matrimonio para poder determinar si éste ha producido un desequilibrio que genere posibilidades de compensación. 

¿Qué se tiene en cuenta para establecer la pensión compensatoria? Pues se debe tener en cuenta los siguientes factores:

Los acuerdos a que hubieran llegado los cónyuges.

La edad y el estado de salud.

La cualificación profesional y las probabilidades de acceso a un empleo.

La dedicación pasada y futura a la familia.

La colaboración con su trabajo en las actividades mercantiles, industriales o profesionales del otro cónyuge.

La duración del matrimonio y de la convivencia conyugal.

La pérdida eventual de un derecho de pensión.

El caudal y los medios económicos y las necesidades de uno y otro cónyuge.

Cualquier otra circunstancia relevante

Fuentes: mundojurídico.info noticias.juridicas.com

También podría gustarte
Entrada anterior
¿Se puede revisar el precio en un contrato de compraventa?
Entrada siguiente
NUEVO HORARIO DE CONSULTAS

Más publicaciones similares

Menú
Ir al contenido

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar